Tensión Bisexual No Resuelta

JAZZ >>> Escritora de éxito y folladora nata. Es bisexual y porque sólo hay dos sexos: si pudiera, sería trisexual o hasta pentasexual. Casi todas las mujeres del país quieren ser como Jazz: rebelde, indomable, sexualmente agresiva, la clase de tía que jamás pediría perdón por ser una destroyer. Tiene complejo de Dios, por eso y en ocasiones, toma bajo su tutela a otras mujeres y las corrompe hasta que ven la luz

Simplemente se trata de la descripción de un personaje de una película llamada “Tensión sexual no resuelta”, una comedia juvenil a la española (madremía!) que ni llegué a ver…Pero me da una idea del galimatías que supone el choque entre personajes de ese calibre. No sé dónde leí: La Tensión Sexual es la presencia de un estado de excitación controlada, en ausencia de un interés sexual manifiesto.

Si bien mi excitación ese día estaba centrada en el reencuentro con T. que condujo su coche hacia un destino que despertó mi curiosidad. Llegamos a una zona residencial de viviendas y salió a recibirnos G., una mujer delgada, muy corriente. No despertó mi interés bisexual, quizás porque nunca lo he tenido, pero T. tomó la iniciativa y nos desnudó a ambas conduciendonos hasta el colchón (echado en el suelo). Con sus dedos masturbó a G. mientras yo observaba como le provocaba un orgasmo furioso y chorreante. De forma golosa lamió su coño, agarrándome mientras del cuello “vamos,cómele el conejo”. Y yo –enséñame!!– despertando un lesbianismo hedonista, empecé experimentar gusto por lo que hacía. 

Logicamente me tiran más los rabos, y deseaba ser la elegida en la penetración. Me deslicé por debajo de G., busqué su clítoris al tiempo que ella era embestida con la polla de T. Cada vez que salía de esa cueva encharcada entraba en mi boca, y yo le complacía aceptando la felación. Buscamos las mil y una posiciones para los tres. Dios!!..me ponía frenética cada vez que la cogía a ella, quería participar activamente pero la visión de su ano reventado con la polla de T. me paralizó y le susurré: “eres un cerdo y un cabrón”. No me podía controlar. Grité, quería que terminará, quería su corrida en mi boca y casi….porque la tuve que lamer del cuerpo de G.