El aprendiz de ginecólogo

Hola…tengo una duda….¿tu fuiste al carnaval? es que creo que eres tu la chica que me ponía super cachondo, la que me pedía la leche…¿puede ser? Yo soy el chico moreno, alto, y que conociste y probaste, claro jejeje. Estaba al lado del “ginecólogo”…y, me quedé con muchas ganas de ti…


Ha pasado más de un mes desde la fiesta de carnaval, y pese a que fue una noche muy excitante, no quise destacar nada en el blog. Recibo el mensaje y mis recuerdos de ese día se refrescan. Todos tenían que venir disfrazados, pero él sólo acompañaba al disfrazado de ginecólogo y a su enfermera. Estaba en la barra, tímido y nervioso, pero con un físico imponente. Todas hicimos un corrillo, un juego para romper el hielo…y destapar la picardía. Después cada uno se perdió en interior del local y ya no supe donde encontrarle.

Al cabo de un rato entré en el jacuzzi, y allí le vi..rodeado de féminas y lleno de excitación. Me acerque como gatita en celo, rozando nuestra desnudez acelaramos nuestro deseo. Le susurré..“espero encontrarte luego, quiero que me des tu leche”. Prometió que así sería. El ambiente iba “in crescendo” y estuve muy ocupada (y acompañada). En un descanso me acerqué a un tumulto de cuerpos desnudos, posiblemente eran tres mujeres las que estaban sobre el cuerpo del “aprendiz”. Suavemente le besé los labios, le entregué mi lengua jugosa. Él ya no podía aguantar más y, apartando a las mujeres que le rodeaban, me empujó hasta su pene..“me corro, toma mi lecheeeee”. Toda mi boca se llenó de nectar masculino que no desaproveché

No le vi más, seguramente quedó exhausto. Los recuerdos se van diluyendo, pero, un més después me dice que quiere continuar con las lecciones…no puedo creermelo!