Lo traigo fresco!

Hace un par de años coincidí en un foro con una chica que vendía sus bragas y tangas usados, “la ninia fetish” creo que se llamaba. La web de venta de prendas usadas desapareció, pero aún podemos encontrar videos de ella. Me hacia gracia el sistema de rentabilizar una cochinada como es enviar por correo una braga llena de fluidos femeninos.

Han sido varias las veces que he tenido un tanga totalmente sumergido en mi conejo, y salió el tema entre la concurrencia: el deseo de un fetichista por poseer el tanga con el que estaba jugando y exibiendome en ese instante. 40 minutos masturbandome con la prenda dentro convencieron al osado comprador.


foto: Germán Saez

Listo!, tal como salió de mi coño lo introduje en una bolsa zip, que aromático, ¿eh? Ya lo he enviado a su destinatario y eso…, que ya me he estrenado vendiendo un pedazo de tela, lo que no conseguí fue vender los dildos, jajaja