Roma – Roma

Tito Livio (historiador romano,*17 d. C) vinculó el origen de Roma a un linaje de dioses y héroes, y si bien las leyendas adornan todo esto es seguro que cualquier esquina de un edificio de Roma esta cargado de historias fascinantes, secretos inconfesables y huellas imborrables. En un video de Dolce&Gabbana la huella de lo “eterno” es interpretada, porque es muy posible encontrarte con una ciudad plagada de restos y antiguedades, fruto del paso de los siglos.

He estado dos veces visitando Roma, recorriendo calles y visitando monumentos. Es una ciudad para perderse y salir de las rutas turisticas, que aunque parezca menos glamuroso, es mucho más enriquecedor. De la primera vez que estuve, lo más divertido fue llevar dos pares de botas en la maleta (ahí se quedaron) para terminar caminado en chanclas por el agobiante calor que sufrí.

Los romanos no son los hombres más atractivos del país, pero son gentiles y educados hasta para pedir un pompino (mamada). Yo accedía encantada: “mi piace molto fare una fellatio”, atracción fatal para una mujer mediterranea como yo. Valencia-Roma…me estoy resistiendo demasiado 😀