Extravaganza

“Tener relaciones sexuales con un puerco espín es ilegal en Florida, pero por el contrario, el sexo con animales está perfectamente permitido en el estado de Wahsington, siempre y cuando éstos pesen menos de 60 kilos…“..ejemplos de extravagancias en leyes sexuales que podemos encontrar en Estados Unidos, leyes heredadas, en la mayoría de los casos, de la época colonial. Así también mudarse a los estados de Ohio o Pennsylvania a vivir con amigas, como si hablamos de compartir piso con cuatro o más mujeres en la misma casa, sería ilícito y nos podrían acusar de regentar un prostíbulo….así no habrá discusión en el “TODAS PUTAS”.


Estados Unidos nunca deja de sorprendernos, siendo un pais tecnológicamente avanzado posee una moral puritana digna de “La casa de la pradera”.  Ya sin entrar en materia parafílica, el lugar del mundo que más películas porno produce es al mismo tiempo dónde más se condenan las conductas derivadas del deseo sexual. Con una sociedad tan estricta sexualmente no es de extrañar que encontremos más tendencias adictivas hacia el sexo, porque cuando no se puede hacer nada, algo es demasiado.

Sólo un toque de atención, da la sensación de que podamos escoger lo que deseamos hacer con nuestra sexualidad, y sin embargo vivimos inmersos en un mundo de mediocres políticamente correctos. Instalados en una medianía: un poco de sexo (siempre con preservativo) no demasiado, no todos los días, con un poquito de penetración, unos preliminares discretos, una felación recibida y un cunilingus ocasionales, sin fetichismos, sin preferencias marcadas, eyaculando en un tiempo razonable, nada de azotes en el culete, nada de cosas raras, nada de pornografía ni masturbaciones, en fin, SEXO NORMALITO..

Yo mientras ando rebuscando en el pozo de mis deseos la esencia que altera mis sentidos, la forma de experimentar en el lado oscuro sensaciones sublimes…como flashes en este trailer