Irrumación

Muchos conocen el término felación (la clásica mamada), que define el acto de chupar el pene con la boca. Quién la realiza es parte activa mientras el felado se queda en una actitud pasiva. No tantos conocen la sútil diferencia que existe entre la felación y la irrumación, dónde el hombre cuyo pene es chupado realiza todos los movimientos. Éste se situa encima o al lado de la pareja que, en actitud pasiva, recibe el pene en la boca y soporta la presión al mete-saca de la penetración…


Antiguamente se consideraba a la irrumación como una vejación, pero hoy día a resurgido con fuerza desde el porno Hardcore. Muchas veces el hombre se deja llevar por la emoción de una estupenda mamada y “delicadamente” sujeta de los cabellos a quien se la provee, para acercarla más, para imprimir más velocidad o fuerza en el acto. En la mujer, parte del deseo de sentirse dominad@ por un macho, que marca su propio ritmo, unido al posible atragantamiento y/o asfixia del sometimiento.

Cuando pienso que el hombre está en el septimo cielo, dandose placer mediante el acto de sumisión de la feladora, me resulta super excitante. Siempre y cuando haya un consentimiento previo, una disposición del momento y sea sólo parte del juego sexual. Luego habrá quien lo llame violación, brutalidad o FOLLARSE UNA BOCA, pero no, yo prefiero llamarlo como se merece…