La Clase de Mujer que No presentarías a tu madre

Con todo lo pasado estas útimas semanas, me estaba replanteando ciertas cuestiones. Mi perfil de red social refleja una perspectiva demasiado difusa y “soft”, una adecuación al medio virtual que difiere del entorno real. La globalización dejando su marca impersonal en las formas y perfiles de usuario. Luego pasa lo que pasa…“Con esa descripción no vas a atraer a nadie que te interese, es un dato que te quiero mencionar porque luego te quejas de que acabas siempre con hombres insustanciales”- me dijo un lector.


Pero…¿cómo presentarse para ser una buena opción? Obviando la imagen (que aproxima), los estilos comunes no me representan como mujer. Siempre he huido del encasillamiento, de estar situada en el peldaño, nivel o estatus. Sigo siendo rareza…
La etiqueta idónea sería la clase de mujer que no presentarías a tu madre . A modo de lista de cualidades que me hacen “poco recomentadable”, soy una que..

se masturba diariamente porque le gusta el sexo como a muchos hombres
-que lleva siempre zapatos de tacón y maquillaje en los ojos,
-que escribe en un blog erótico-perverso,
-que da color a una vida rutinaria contando vivencias bizarras,
-que desafía costumbres sexuales,
-que emplea las horas que quiere en su trabajo porque sabe que no es una prioridad,
-que no tiene miedo a mostrar su desnudez,
-que te dirá las cosas a la cara y no fingirá compasión,
-que da consejos para que los demás exploren sus propios deseos,
-que se equivocará una y mil veces para después volver a sonreirte y pedirte humildemente una segunda oportunidad…

Aún y todo…pregunto ¿quieres seguir invirtiendo tu tiempo en ella?