Carta a mi profesor

Me he puesto el vestido japonés de aquella vez,  sin ropa interior como aquel día..pero estás ausente.

Es posible que estés pensando en castigarme, por no seguir tus lecciones, y por eso no respondes a mis llamadas. Mi castigo es tu indiferencia, mi pesar es tu triunfo. Me desnudo ante ti, transgresora y sin forma estereotipada…así es toda mi rareza. Repíteme de nuevo todas esas frases que me regalas, también aquellas con las que me fustigas. Recuerda también aquellas que no me dijiste porque “sólo las dicen los que luego me dejan tirada “…de la misma manera que tu me has dejado.

Hace bastante calor y sigo sóla. Me levanto el vestido hasta la cintura, como cuando me pusiste contra la pared, así acaricio mi sexo recordándote

Besos ardientes

manara02