Silencio sepulcral

…me atan las manos con una cuerda, luego, uno de ellos me acuesta en el suelo, al lado del agujero que han hecho para el entierro, y mi cabeza queda suelta en el vacío, de modo que puedo ver el fondo de la tumba. Noto que uno se libera cuando un enorme calor inunda mi vientre….parece un sueño

[Diario de una ninfómana]

310

No hemos ido al cementerio. Una idea tan siniestra no estaba en el repertorio de perversidades que realizabamos juntos. Solía mantener una mirada gélida mientras me ordenaba tragar su polla, al tiempo que su pulso se aceleraba exigía más entrega. Me estaba costando, pero poco a poco fui cediendo…

– Javier, ¿porque no coges un dia y me haces fotos?
– No me importaría, con tal de que luego pagues como yo quiera… jajajaja
– Javier..¿que me quieres disgustar?
– Siempre digo lo que pienso niña….lo malo es que parece que no estas acostumbrada a eso…

Y de momento se ha silenciado, como cuando sellan la lápida del sepulcro. No será para la eternidad pero me he quedado a medio camino de convertirme en su niña preferida. Au revoir Javier.