Radiografía de una cita

———^——^———-

—–Quedamos a medio camino de mi casa, allí me recogió en su coche y fuimos a una cafetería. Nos tomamos una cerveza para hacer hambre y acto seguido cenamos en un restaurante oriental.
Hablabamos de todo, sobre todo de relaciones personales. Creo que le despertó el deseo.
A la salida empezó a llover (yo llevaba un paraguas), pero caía con ganas.
Decidimos ir a su casa directamente. Yo vestía una falda de gasa y unas sandalias de tacón. Imagina.
Antes de entrar al coche nos besamos..bajo la lluvia.
Dentro del coche presionó mis tetas y metió su mano bajo mi falda.
En su casa descorchó una botella de vino y bebí desesperadamente, quería quitarme el nerviosismo. Yo soy gata pero él es lobo, dios!!…me devoró toda. Dos polvos en el sofá y mucha pasión.

Cuando volví a la realidad eran las 2 de la madrugada y seguía lloviendo.
Me sugirió dormir con él para pasar la noche y al día siguiente poder volver a casa. Acepté con recelo.

No es que durmiera mucho, pero me desperté alterada e inicié un tímido roce con su cuerpo. Él ya estaba con el mástil duro y me dijo “chupa zorra” …y entonces tomé las riendas para subirme sobre su cuerpo y cabalgarlo.
Después de mi corrida salió su furia y me volteó. Inmovilizada, empezó a penetrarme por el culo, me estaba forzando y grité. Me tapó la boca y siguió.
Ya acomodada me percutió con desdén y sin tregua hasta eyacular. —–

665

No, no he cambiado nada, fue exactamente así como sucedió. Después no volví a ver más a ese chico, bueno si, le vi. Coincidimos en la estación de Sants en Barcelona, sólo se situó delante de mí y me saludó. Estabamos a medio metro, pero la distancia era muy grande…