Solsticio de verano

– ya me viste el coño…

– ¿sabes que es lo peor?…que no te acuerdes que no sólo te vi el coño sino que me lo follé. En Barcelona, no hará ni tres meses.

– que siii…y tanto que me acuerdo, cabrong

suerte que me gustas asi de puta que si no…en fin, que le vamos a hacer….no espero que me recuerden

– lo recuerdo todo y lo pasé como nunca, Pablo… me muerdo mucho la mano cuando lo pienso.

– Yo tambien. Recuerdo cuando follamos por la mañana…tu a cuatro patas y el olor de tu sexo, cada vez que me llegaba ese nectar delicioso…uff

– Joder…y que lejos estás!

– Lo se, ahora se esta acercando en solsticio, fecha de mi segundo homenaje anual…jajaja, este año deberá ser homenaje anal

– mmmmmm…que bueno que me quieras


120

Los placeres efímeros son los que más se recuerdan, quedan grabados en la memoria a golpe de cincel y perduran en el tiempo. No se si Pablo leerá este post, pero quisiera mandarle la mejor de las vibraciones para que su homenaje y mi deseo de reencuentro se hagan realidad, aun cuando se trata de una persona comprometida  ¿como se puede querer a varias mujeres a la vez y no estar loco?