El ojo clandestino

Del voyeurismo se han dado muchos calificativos: desviación, perversión, parafilia, trastorno mental…De esta minoría erótica, afirma el psiquiatra sueco Lars Ullerstam, que puede enriquecer la propia sexualidad y que la sociedad, al rechazarla, está generando malestar y angustia en los que tienen una sexualidad alternativa. Esa actitud de rechazo es la que causa trastornos en esas personas.

En la definición de minorías eróticas entrarían las prácticas que no tienen que ver con el sexo convencional, como el sadomasoquismo, el exhibicionismo, el voyeurismo, etc. En general son situaciones excitantes las que al ser observadas incitan a la masturbación, y que al romper con el esquema tradicional (el que culmina con el coito) se consideran “impropias”.

Si bien el voyeurismo es bastante frecuente en los hombres y raro en las mujeres. El visual entra más en la excitación sexual de un hombre que en la excitación sexual de una mujer.

red1

Yo soy de esas mujeres que raramente utiliza el porno para la masturbación, pero que sin embargo ve con buenos ojos el voyeurismo. Más hoy en día no lo llamaría “minoría”, sino todo lo contrario, esta preferencia sexual va en aumento demostrando que ” el sexo no está tanto entre las piernas como dentro de la cabeza” [Román Gubern]

Así como la fantasía de ver sin ser visto forma parte del repertorio de excitaciones, la mía tiene un lugar de referencia predilecto: un vestuario masculino con cuerpos recién salidos de la ducha. No necesito de grandes exhibiciones, ni de coitos, ni de posturas, soy voyeur de la naturalidad humana.