Dechado de misoginia

Cuando soy buena, soy buena; pero cuando soy mala, soy mucho mejor

[Mae West]

Dicen que la misoginia es una reacción al comportamiento de las mujeres en su legendaria costumbre de decir: “yo no tengo culpa de nada, la culpa es de los demás, yo soy muy buena“… y que como un efecto boomerang transforman al  misógino en un ser incapaz para relacionarse de manera agradable con el sexo femenino causante de todos sus males… Llevan al extremo  la caricatura de lo que se supone que debe de ser «un hombre». Una  angustia producida por sus verdades profundas, cuando se pone en tela de juicio su autoridad, infalibilidad y hombría, es lo que provoca el derrumbe constante que sufren sus esquemas, círculo vicioso de impotencias propias.

Ser “mala” no quiere decir que se tenga que  fastidiar a alguien, pero si que hay que ser fuerte y no dejar que nos coman terrreno. Es una cuestión práctica para que no nos engañen más, ni nos vendan la idea  de que las mujeres tenemos que ser perfectas y adorables para gustar a los hombres. Recomiendo vivir y experimentar poniendo a aprueba nuestros límites.

En cuanto al sexo, ser egoista, buscar lo que realmente deseamos..las mujeres que más disfrutan del sexo son las que se preparan mentalmente para ello y no esperan a que el hombre tome la iniciativa. Ser atrevida, impulsiva y traviesa es una cuestión vitalista, que llegue el día que de lo único que tengamos que arrepentirnos sea de las cosas que no hemos hecho  por cobardía…

Si, soy mala, pero porque soy consecuente con mis actos  y no hago responsable a nadie de lo que es mi vida…porque no acepto los manuales, normas y dictámenes de la, cada vez más misógina, sociedad actual.