Dias de Carnaval

Ya ha llegado, la fiesta de Don Carnal…las calles se llenan de disfraces, juegos, risas, alboroto, desorden…todo parece estar permitido en Carnaval.

Antes de que reine  la Cuaresma vivimos la sátira impune,  la metamorfosis, el erotismo, la desfachatez, el  juego… Es el triunfo, durante unos días, de don Carnal: la magia de una máscara que al tapar los ojos transforma al hombre y le libera de las responsabilidades del mundo romano, el mundo reloj, el mundo cuaresma. El mundo árbol cuyos brotes son incontrolables.

Y hablando de romanos, mi disfraz de este año será el de Mesalina, más por el juego que representa. Cuando den las doce de medianoche en el reloj,  me transformaré en doncella servil para goce de los presentes

nurse